29 comentarios en «El hombre de masa cero»

  1. PALABRAS DE LUZ DES DEL SILENCIO DE LAS SOMBRAS

    Porque te fuiste y aun no comprendo cómo lo hiciste para seguir viviendo.
    ¿Cómo puede un ser humano dar des del mundo de los cielos un mensaje a los terrenales?
    Tu voz ha triunfado en lugares celestiales en los que los dioses cayeron.
    Los rezos y los hechos dividen a los creyentes necios de los ateos pensantes.

    ¿Cómo puede resonar tu conciencia sin un cerebro que la respalde?
    ¿Cómo puedes mimetizarte con el espacio y utilizar el tiempo de cuerpo,
    Si yo ni siquiera puedo vaciar los restos del mal genio de mi sangre?

    Como se puede predecir con tanta exactitud desde tan lejos
    Los ecos del proceso que nunca viste.
    Incluso tú sabes que nunca te fuiste porque estás inmerso en nuestras mentes.
    Así que tu virtud ha sido demostrar que los vivos pueden escapar de la muerte sólo con arte.
    Porque tu entierro es el consuelo del duelo causado por el efecto de tus verdades.

    ¿Cómo se puede oír el futuro de la boca del pasado?
    Sin que estés presente.
    ¿Cómo pudiste transmitir toda tu visión con cuatro párrafos?
    Como peldaños para la evolución de la especie.

    No sé cómo lo hiciste,
    Pero lo aprenderé o al menos lo intentaré.
    GRACIAS por hacerlo otra vez de nuevo, maestro.
    Te has fundido con el ciclo del carbono
    Entre el ozono y los sentimientos de la gente.

    Al igual que siempre existió algo en lugar de nada
    Tu legado se transformará en ese algo que tiñó la nada.

    Así que mil GRACIAS a la familia para exhibir tus reliquias.
    Eternas GRACIAS, igual de eternas que tus liricas.

    «Viviendo a la sombra que la muerte nos proyecta
    A lo inexistente su inexistencia no le molesta,
    Así que no temo a la muerte, le temo al efecto
    Que tiene su temor en los vivos porque al muerto no le afecta»

    – Ozelot –

    Responder
  2. Ozelot, yo sé que te equivocaste.
    Aún no lo supero. Sigo dándole vueltas y vueltas a la vida y a la muerte. Buscando información, indagando, sin llegar a una conclusión clara. Qué injusta es la vida. Mira que hay gente en el mundo, ¿por qué tú? Me duele. Me frustra. Cuando conocí tus obras ni siquiera me caíste bien al principio. Quizá no tenía la mente tan abierta como pensaba. Es que, no lo podía comprender. En mi mente, aparecían constantemente dudas acerca de ti; «a ver, ¿quién eres, de dónde has salido y cómo escribes así?». Es que era tan difícil de concebir para mí, que mi reacción natural fue arrojar pensamientos negativos hacia ti. Culparte de… existir. Suena estúpido, y lo es. Poco a poco empecé a escuchar tus obras. Al menos ya no tenía esa idea tan mala e irracional sobre ti. Más o menos empecé a tolerar que entrases en mi vida. Me vi obligado a hacerme ver a mi mismo que no tenía sentido pensar así, que tenía que bajarme de la nube. Pero por otra parte no quería. Era una lucha interna entre el ego y la razón. No quería asumir que eras un genio. Leía opiniones de los demás sobre ti. Te admiraban mucho. «Pero, ¿este tío no tiene haters o qué?» pensaba. De nuevo me sentía frustrado. Igualmente, seguí escuchando tu música, y poco a poco te admiraba más y más. Si no puedes con tu enemigo, únete a él. Tuve que aceptar lo evidente. Ya no quería oír tu música. Ahora quería escucharla. Y cuando hice esto, empecé a entender las líricas a otro nivel. Fue impresionante. «La madre que te parió, ¿cómo coño hacías eso? Es que, ¡qué rabia, joder! Yo en mi puta vida voy a poder escribir así» me decía. Pasados los meses cambié esa angustia ilógica por admiración. Fue cuestión de tiempo. De analizar tus letras y ver en ellas la belleza y la complejidad. El punto al que podemos llevar el arte los seres humanos. Se acabó el odio. Me hiciste amarte en contra de mi voluntad. Pero lo conseguiste.

    Vamos a situarnos en enero de 2020. Estaba en otro aburrido y monótono día de clase. En la última fila, como habitualmente. La clase de mates era un coñazo, así que saco el móvil del bolsillo y, disimuladamente, empiezo a usarlo. Ese fue el momento. Mirando las historias de Instagram, para entretenerme un rato. De repente, siento que se para el tiempo. Me entero de que has fallecido. No me lo creo. No me lo creo. No me lo puedo creer. Pero sí. Era cierto. Pasé el resto de la clase anonadado. Mirando a puntos fijos durante minutos y minutos sin decir una sola palabra. Unos compañeros me preguntan qué pasa. Me costó contestarles en ese momento, pues estaba aturdido, pero les contesté. Ellos no te conocían, como era de esperar. Mientras se lo contaba ni yo me lo creía. Qué estaba diciendo. «¿En serio ha muerto Ozelot?» Es que no me lo creo. Pasaron los meses y seguía sin superarlo.

    Pero, hay algo que me consuela. Y me ha ayudado mucho a superar tu muerte. ¿Sabes por qué te estoy hablando en primera persona, Fernando? Porque sé que vas a atender a mis palabras. A pesar de que me considero agnóstico, no puedo evitar fruncir el ceño cuando escucho en temas tuyos tu característico escepticismo. No me gusta pensar mucho en lo que hay más allá de la muerte, pues al fin y al cabo es algo que en vida no podemos saber de momento. Habrá que esperar a ver qué hay. Pero sé que hay algo. Por eso vas a tener que permitirme hacerte una pequeña crítica. Cuando planteabas en diversos temas que la muerte es el fin de la existencia y que no somos eternos, he de decirte que estabas muy equivocado. Aunque, bueno, allá donde estés tú ya habrás comprobado que sí que hay vida después de la vida. Y yo también lo sé. Porque te siento. Te percibo. Y es algo muy difícil de explicar, pero te aseguro que noto más tu presencia después de tu muerte que antes.

    La muerte no es el final.
    De hecho, es solo el principio.

    No sé cómo será ese estado eterno en el que te encuentras: ¿quizá es un mundo espiritual? ¿un universo paralelo? ¿el paraíso que nos prometen las religiones? No lo sé. Pero sí sé que hay algo. Espero poder encontrarte allí. Y que podamos charlar. Para mí, el simple hecho de imaginar el mantener una conversación contigo es un regalo maravilloso. Ozelot, tu cuerpo ha muerto, pero tu conciencia sigue viva. Y tu legado también. La energía no se destruye. Solo se transforma. Espero que la vida en el más allá sea mejor que esta. Ozelot, nos vemos en el otro lado. Ozelot, yo sé que te equivocaste.

    Responder
    • Oscar te agradezco muchísimo tus palabras; me han emocionado.
      Fernando ha sido un persona que ha dejado una huella imborrable en todos los que hemos tenido la suerte de tenerlo a su lado. Es maravilloso ver que su obra a calado además en muchísima gente.
      Era una persona maravillosa, con las mejores virtudes que puede tener un ser humano, con un corazón lleno de amor y de gratitud.
      Un abrazo.

      Su padre.

      Responder
      • «su obra a calado además en muchísima gente», su mensaje, su calidez e infinidad de pensamientos han llegado hasta León Guanajuato, México. A calado en mucha gente y a mucha distancia.

        Saludos.

        Responder
    • Sin palabras, gracias por este mensaje que tanto me ha emocionado… Tienes razón.. porque la luz nunca muere y el es eso, luz.
      Siempre se van los mejores.. allá donde esté nos seguirá iluminando porque eso era lo que siempre hacia. Gracias de nuevo.

      Responder
  3. Probablemente sea el mejor álbum de rap que haya escuchado y el mejor álbum que se haya creado, es increíble como la mente puede crear cosas tan bellas, que pueda provocar en una minoría consciente tantos sentimientos como dudas, aportar una perspectiva de la vida desconocida de un hombre que a traves de la ciencia y sus sentimientos pudo proyectar su sentir en letras… Fuiste y serás el mejor Ozelot.

    Responder
  4. Soy una persona un poco asocial. Conocí a Fernando en clase de fotografía(hace muchísimo de esto), solo cruzamos un par de palabras, pero supe que iba a ser el único de clase con el que tal vez sería amigo. Yo entré un mes tarde a ese ciclo. Tuve la magnífica suerte de coincidir con él, ese día, porque nunca volvió a clase (los demás de clase me explicaron porque.) Solo quiero decir, que supe y sé que este chaval no era normal, no suelo ser sentimental, pero aquí estoy llorando como si hubiese perdido a un amigo de la infancia (con 30 tacos que tengo) Era único y no será olvidado por muchísimos, estoy seguro.

    Responder
  5. Supongo que éste es el final , el kilómetro cero,
    Pero en mi Universo siempre habrá un pedestal, un monumento.
    Eres un altavoz fractal, un cerebro de cerebros
    Porque enseñaste a la eternidad a memorizar tus versos.

    A Ozelot,

    Tus notas son joyas que activan la sinestesia
    Y bailan la música de tus neuronas.
    La luz que da vida a las mentes fotosintéticas
    Con palabas de fotones entre las brocas de las horas.
    Una transferencia armónica para las células
    Teñidas por el brillo del cloroplasto en sus hojas.

    Eres la luz que regó mi semilla
    Y abonó a la raíz de mí escritura.
    Para el polen, eres la brisa
    Que aterriza con el cantar de tu batuta.
    Eres la melodía de frecuencias
    Entre las líneas de la partitura,
    Porque sintonizas la sinfonía de la energía,
    La materia y la malla de la existencia
    En resonancia con la consciencia
    De quien te escucha.

    Ritmos extendidos de tus himnos,
    Son los zumbidos del infinito
    Que armonizaste en bemol.
    Tus oraciones sostienen el silencio,
    Para que tu eco improvise en Sol mayor.
    Silencios que se componen con sigilo
    Cuando se corea el latido de tu voz,
    En el silbido interior intrínseco
    Al caparazón de caracol.

    Eres el neutrino
    Que impactó en el núcleo,
    Y fusionó el fondo cósmico
    Con el son de su canción.

    Responder
  6. Gracias Fernando por invertir un tiempo con más valor de lo normal en fragmentarte y entregarte a toda la gente que abra su cerebro y corazón a tus palabras. Poder ver desde tus ojos, pensar con tu cabeza y sentir desde tu corazón es un regalo. Gracias por todo lo que has dejado, puede que cíclicamente todos nuestros átomos algún día vuelvan a estar juntos en un cumulo de materia y antimateria y en ese momento será cuando la energía que generemos tenga sentido.

    Simplemente gracias por todo, ahora forma parte del ciclo del carbono o viaja en otras formas….

    Responder
  7. Aprecio tu obra en retrospectiva una vez terminada ,y veo una obra completa ,una obra de una vida que llego a ser mas que eso ,en la que como si de una oruga a mariposa se tratase ,vemos la metamorfosis de un especial ser humano a algo mucho mas trascendente ,en el que su punto climax sera la eternidad a la que pudo llegar y en la que pudo convertirse al darce cuenta que formaba parte de ella .gracias con todo el amor que pueda generar .

    Responder
  8. El único artista que logró expresar la magnificencia del cosmos y la existencia en versos elegantes y maravillosos. Cambiaste por completo la forma en que creía que se podía hacer arte. Eres eterno, al igual que tus átomos, volviste a hacer uno con el cosmos. Todos lo haremos algún día, mientras seguiré admirando tu gran obra. Maestro.
    El hombre de masa cero es eterno, y para él no pasa el tiempo. <3

    Responder
  9. «su obra a calado además en muchísima gente», su mensaje, su calidez e infinidad de pensamientos han llegado hasta León Guanajuato, México. A calado en mucha gente y a mucha distancia.

    Saludos.

    Responder
  10. Es increible como cambia tu obra cuando conoces la situacion. No sabes como me identifico.

    No hay una obra mas autentica e increible.

    Mucha fuerza a todos tus conocidos y familia. Todo mi apoyo para ellos

    Responder
  11. Gracias ozelot por esa perspectiva, esos mensajes tu mensaje se mantiene vivo en nosotros, como vos en forma de carbono y parte del universo q siempre fuimos, me pudiste ofrecer una visión de la realidad q para bien o para mal la prefiero, saludos a sus familiares y mucha fuerza y gracias x hacer cumplir la primera ley de Newton en semejante artista! ❤ Saludos desde Argentina

    Responder
  12. Lo seres más conscientes y evolucionados no dejan huella ni rastro de su existencia, porque nunca existieron. Somos caso perdido. Si duele aceptar esto es por nuestro ego, ¿pero acaso el ego no fue quien nos trajo a esta vida? Es la mente del humano que se aburre. Démosle el gusto ahora que se puede.

    Responder
  13. Descubrí tu canal hace 5 años, de primera instancia me enamoraron tus letras, la belleza de tu lírica, un formato musical totalmente diferente y opuesto a lo que estaba digamos estigmatizado socialmente en ese momento, un rap muy barriobajero, agresivo y grotesco.
    te ponía en bucle para estudiar, aunque suene estúpido, pero probablemente el bachiller me lo saqué por la calma que transmitías, me voy un año y medio y al volver me acabo de enterar de todo esto, que al final en cierta forma, pudiste con el cáncer, porque no dejaste que apagase tu llama, tu pasión.
    Nunca te olvidaremos

    Responder
  14. A un año de tu partida física, te conocí por este álbum, para ser más preciso por el tema «Comiendo sin hambre, durmiendo sin sueño, follando sin ganas», de ahí quede encantado con cada uno de tus temas, agradezco de todo corazón cada una de tus obras pues ayudaron a liberar en mi mucho raciocinio y como he disfrutado intentando descifrar cada uno de tus versos, agradezco haberlas llenado de tanta verdad, hermosura lirica y sobre todo haberlas hechas publicas, se que eras alguien alérgico a la fama mas seré egoísta y difundiré tu legado pues lo que hiciste merece ser conocido y admirado.
    Sentí mucho tu partida a pesar de no saber mucho de ti en ese momento, sin lugar a dudas fuiste una gran perdida para la humanidad, no se si te interesara saber pero tu música llego a Perú, trascendiste a otro continente, a pesar de que imagino esa no era tu finalidad, pero ¿Cómo no hacerlo? si eras alguien único, has influido mucho en mi pensar, en mi vida y se que en muchas otras.
    Me despido buen Ozelot, sin nada más que repetir eternas gracias para ti, eres el hombre de masa cero, eres eterno.

    Responder
  15. En la inexistencia del vacío ¿No había nada? ¿Tras eso que nos esperaba?
    ¿Ausencia en la que no caerán vasijas de porcelana?

    Inesperadamente surgen partículas subatómicas, átomos que brotan,
    formas de materia hacen aparecer moléculas determinadas.

    Células y tejidos forman un preciado órgano,
    percepciones para comprender el todo y la existencia,
    salir del lodo, superarte, trascender, ver la esencia,
    eso hiciste tú, tras mucho esfuerzo y ciencia.

    Galaxias seguirán girando sobre un eje,
    ¿Buscamos un dios? ¿Dónde está? ¿No nos pertenece?
    planetas que rotan, el humano envejece.
    fuiste eso que no se quiere escuchar, pero fortalece.

    bajaste al infierno, pero no estuviste siempre,
    ya que tragaste oscuridad y escupiste luz,
    en el cielo supernovas brillan por unos días,
    tú, brillante durante más años siendo trasluz.

    pensabas y leías, por eso recibías,
    decías que dejar huella es una condena,
    ya que seguirá aumentando la entropía.
    te desea la eternidad, mi mente serena.

    Responder

Deja un comentario