Feliz cumpleaños hermanito!

Hace años decidí celebrar tus cumpleaños siempre de manera especial, quería que ese día lo sintieras mágico,
especial y feliz, tan solo a la altura de lo que te merecías.
Aun tengo clavada en mi memoria tu carita hace justo un año en la sorpresa que te hicimos,
para ti, el mejor cumpleaños de tu vida me dijiste.
Aun siento la emoción e ilusión que viví preparando y organizando todo, sin ni siquiera
saber que sería el último a tu lado.
Hace años me di cuenta, que cada año volvías a nacer, así literalmente.
Y quizás cuando te haces consciente de eso, es cuando estas preparado para celebrar de verdad
simplemente cada año a tu lado, era un regalo, era gratitud, algo inexplicable sino has sentido
el miedo de poder perder a quien más quieres.
Cada año que cumplías era una oportunidad , era imaginarme haciendo miles de cosas juntos,
era una batalla ganada, un año más vencido, sin saber que nos depararía la vida.
Pero cada día había algo que celebrar… simplemente Vivir…

Hoy cumples 29 añitos, y he sacado la fuerza que me mandas cada día para celebrar tu cumpleaños de manera diferente,
en la dimensión que nos separa.
Y… sorprendentemente no he perdido esa ilusión, hoy es un día muy especial y se va a celebrar
de una manera muy especial…

Te imagino… entrando por la puerta de una casita blanca, llena de luz y rodeada de verde ,en mitad de la naturaleza ,
de flores, árboles y mariposas blancas revoloteando, el sol brilla intensamente, huele a primavera y hace calor,
llevas una de tus camisas de cuadros abierta,
debajo una blanca, vaqueros y zapatillas negras y tus gafas de sol colgadas en la camisa
de un azul espejo, y como no, tu sonrisa y tus ojos brillantes siempre contigo.

Llegas sólo, engañado como no, y al abrir la puerta tan sólo hay oscuridad y silencio, a lo
lejos ves dos números que brillan intensamente , te vas acercando despacio y mudo sin saber
ni que decir, ves un 2 y un 9, alguien los sostiene pero no logras ver nada más.
Cuando se apagan esas dos velas, a las que soplas fuerte, se ilumina el resto de la habitación ,
y puedes ver entonces, a todas las personas que quieres , Papá, mamá, yo, tus amigos,
Noa y Toby, parte de tu familia, compañeros de carrera, y toda la gente que tu quieres que ellos
saben quienes son.
Todos sonreímos y lloramos al verte, falta tiempo para tantos abrazos y entre todos te subimos
a hombros de gigantes, mientras te sonrojas de vergüenza por ser el protagonista.
Y antes de empezar a hablar, comer y reír, tienes que pedir un deseo de nuevo ante esas velitas,
tus lágrimas desbordan tus mejillas, te sientes en paz, para ti es un cumple diferente y
lleno de luz, agradeces hasta el más mínimo detalle.

Tu deseo para este cumpleaños no es en silencio, esta vez, lo haces público ante la mirada de todos.
Solo deseas una cosa, y la que más va a transcender y marcar el resto de nuestras vidas de todos los allí presentes:

«Aceptar la vida que nos ha tocado sin renegar de ella, dejando una huella y valorar cada segundo
como si fuera el último hasta que el tiempo agote los órganos, tejidos y células del cuerpo
sea de la manera incontrolable que sea.
Que aprendiéramos a mirar la vida a través de tus ojos y a entenderla a través de tu mente»

Y resulta, que sin esperárnoslo los que recibimos el regalo y la sorpresa fuimos nosotros.
Porque el mayor regalo de nuestra vida fue tenerte en ella.

Feliz cumpleaños sapi, te siento como si no te hubieras ido tan lejos.

Hoy brillas 29 años luz.   
Te amo 💚

Deja un comentario